Experiencia Barolo Fileteado Tour

Que mejor que combinar la emblemática historia del Palacio Barolo que hasta hace unos años fue el más alto de Buenos Aires y el clásico fileteado porteño? Como a nosotros nos encantó, vamos a contarles todo sobre nuestra experiencia.

Palacio Barolo

El tour comienza en la planta baja de este edificio, por lo que siguiendo la línea, vamos a comenzar por contar su historia.
El Palacio Barolo se construyó en muy poco tiempo, entre los años 1919 y 1923. Sus creadores, Luis Barolo (empresario) y Mario Palanti (arquitecto) basaron la construcción en La Divina Comedia, por lo que al igual que en la obra literaria, el edificio de 100 metros de altura se divide en el infierno, el purgatorio y el paraíso.
La razón por la que Luis Barolo decidió construir este edificio fue crear una suerte de mausoleo para guardar las cenizas de Dante Alighieri, quien escribió la obra en la que se basó la construcción.
Desde un principio la idea fue hacer oficinas para alquiler, lo que se mantiene hasta el día de hoy. La única diferencia es que se redujeron a casi la mitad de las que había..
Al recorrerlo se pueden identificar distintos estilos arquitectónicos como el neogótico y el neoromántico y muchos símbolos mazones, ya que Barolo pertenecía a la logia.



El infierno

La planta baja simboliza el infierno, y podemos dar cuenta de ello a través de todos los símbolos que se pensaron para su construcción.
Podemos empezar por nombrar los 9 arcos del antiguo pasaje y las esculturas de las lámparas, cuyas figuras son los monstruos del infierno. En el centro se encuentra una réplica de la estatua que se trajo desde Italia, pero que nunca llego al palacio, para guardar las cenizas de Dante Alighieri. La misma simboliza la ascensión, de la que se habla en la obra.

El Purgatorio

Como todos sabemos, antes de llegar al paraíso se debe pasar por el purgatorio. En el palacio lo podemos ver en los pisos del medio, también decorados con símbolos mazones y esculturas que hacen referencia a las criaturas que lo habitan.
En estos pisos, del 3 al 14, actualmente funcionan oficinas comerciales de diferentes rubros.

El Paraíso

Con ascensor tan solo para una persona, que solo lo pueden utilizar quienes tengan oficinas en los pisos superiores, la llegada al paraíso para el resto de los mortales se hace caminando.
Las escaleras son un poco angostas, pero la llegada si que lo vale. En la torre hay un primer mirador, y lo particular es que se puede tener una vista panorámica de toda la ciudad a través de sus balcones.
Pero esto no termina acá,  2 pisos más arriba, subiendo por escaleras que se hacen mas estrechas con cada escalón que se sube llegamos a la cúpula.
En los primeros años, el faro tenia un alcance de 300 km, por lo que se podía ver cuando se encendía en la ciudad de Colonia del Sacramento. La idea era juntar su luz con la de su “gemelo”, el Palacio Salvo de Montevideo, Uruguay.

Actualmente, después de muchos años de estar sin uso, el faro se prende cada noche a las 22 hs durante 20 minutos, aunque su alcance es mucho menor (unos 300 metros). Su luz alumbra a las calles de su alrededor en los barrios de Balvanera y Monserrat.



Clase de fileteado

Al finalizar el recorrido, tuvimos una clase de fileteado en una oficina del palacio. Miren lo que es la oficina y la decoración: Quienes estuvieron por Buenos Aires saben de que se trata, ya que sus calles están colmadas de estas pinturas, desde los puestos de diarios, los colectivos, carteles que llenan las paredes de las tiendas de recuerdos.
El fileteado porteño es un arte clásico de principios de siglo XX. Su estilo neoclásico por lo general se utilizaba para decorar los carros, y mas tarde se adapto a los colectivos y camiones.
Por una ley nacional, en 1975 se prohíbe su uso en los colectivos en la zona de CABA, generando que los fileteadores comenzaran a pintar otros objetos. Los automóviles empezaron a dejar de ser el principal sustento de este arte.
En diciembre de 2015 se declaró al fileteado como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Conclusión

Combinar el recorrido por el palacio con la clase de fileteado nos pareció una experiencia increíble que recomendamos a todos los que anden por Buenos Aires. Su valor es de $700 (pesos argentinos) y se realiza el tercer sábado de cada mes a las 11hs. Les dejamos abajo las páginas con más información.

Realmente nos sentimos muy a gusto con la guía que nos contó toda la historia de este increíble palacio. Su mirador es uno de los puntos de vista panorámicos de la ciudad de Buenos Aires, con balcones que nos brindan unas hermosas vistas de la ciudad. Mezclar el arte con el recorrido es una excelente iniciativa, ya que el arte enciende sensaciones muy lindas.

Para más info pueden visitar la página de Buenos Aires Tours

o las páginas de Fileteado porteño o del Palacio Barolo

Tus comentarios son muy importantes

Caminando el mundo

Somos Belén y Martín, compartimos experiencias y consejos de nuestros viajes.